Luis J. Piriz

Alguien dijo una vez: “se puede ser el campeón, pero no el mejor”

Francia logró el título de campeón del mundo con todo a su favor: la prensa, el VAR, la FIFA y también la suerte del campeón, tan necesaria e imprescindible en estos torneos.

Para mí, Francia fue eficaz a la hora de definir y regresando en el tiempo, parecería que el VAR no estuvo en el área franco-africana, desde el primer encuentro ante Australia.

No le quito mérito a los jugadores campeones, pero Francia no fue el mejor, aunque haya ganado todos los partidos.

El que mejor jugó al fútbol, fue el que entró a la historia como el equipo que jugó 3 alargues seguidos para llegar a la final: Croacia.

La final que el 15 de julio de 2018 la pierde ante Francia, lo hace con una jerarquía fantástica, ya que Francia comienza ganando con un auto gol y para peor, el juez argentino Pitana, cobra un penal contra Croacia, llamado por el VAR, el mismo VAR que estuvo ausente en los penales de Umtiti (ante Uruguay) Pavard (ante Argentina) o Pogba (ante Bélgica) y eso, estimado lector, a la larga siempre favorece a un equipo, pero perjudica a otro.

4-2 en favor de Francia ante Croacia, que se lleva el título, pero para mí, el mejor fue Croacia por lo difícil que fue su recorrido en las etapas finales del torneo, donde el cansancio cobró muy caro a este gallardo equipo, que se fue con la frente en alto y que sin “estrellas”, dieron dura batalla a Francia, selección que aprovechó las situaciones que tuvo a su alcance.

Más adelante, expondré con más claridad la performance gala. Por lo pronto, Francia logró ser el Campeón del Mundo Rusia 2018.